domingo, 5 de octubre de 2008

¿Armarse de valor o ponerse la armadura?

Confiarse es uno de los peores errores que comete el ser humano. No confiar, sino confiarse. Cuando uno baja la guardia es habitual que caiga en todo aquello que cuidadosamente pretendía evitar... Sin embargo, errar es humano y no podemos evitarlo pero quizá sufriríamos menos y seríamos una pizca más felices si no nos confiáramos tan a menudo.
No digo que haya que ser completamente insensible y mantenerse por encima de todo pero es cierto que la diferencia entre que una piedra reciba una patada y que la reciba un animal es bastante destacada: la piedra no sufre... el animal sí...
Se me podría rebatir todo esto que estoy diciendo utilizando un montón de tópicos y lugares comunes: quien no arriesga, no gana; las cosas buenas compensan; solo por experimentar algunas sensaciones merece la pena sufrir... Pues sí, se me podrían decir todas estas cosas pero argumentaría que aunque todo esto sea cierto, cuando las heridas se hacen unas encima de otras, estas no acaban de cicatrizar, vuelven a abrirse y el dolor es cada vez no más intenso sino más profundo, más interior... Por eso, en ocasiones es mejor recubrirse bien antes de salir a batallar y ponerse la armadura de acero, para quitarla siempre hay tiempo pero si ya te han herido, las marcas permanecen a veces siempre.

5 comentarios:

SOMMER dijo...

errar humanum est....

Yo soy confiado por naturaleza. Para mi todos son buenos mientras no se demuestre lo contrario.

en fin... que vivo en el mundo de Yuppi....

Besos

Pili dijo...

Ya sabes que la cobardía no va conmigo...hay que saber cuando ponerse la armadura y cuando no. A veces no hay las guerras que creemos que hay, sino malentendidos, discusiones pasajeras, diferencia de visiones o directamente paranoias personales. Cuando no hay guerra no hace falta armadura, tu veras lo que haces pero contra más aprendo mas me doy cuenta de lo sencillo que seria todo si hiciésemos más caso a "la navaja de Occam"...
Los refranes y dichos (y la mayoría de tópicos) suelen ser verdades como templos!!

AiLeoN dijo...

Lo cierto es que me he sentido identificada con tus palabras, y más en este preciso momento.

Gracias! En mi caso, mejor ponerse la armadura...

Un saludo,
Cuídate

Istar dijo...

Bendito refranero popular y preciosa entrada esta.
Como han dicho por ahí yo también soy de las que piensa que tod@s son buen@s hasta que no me demuestren lo contrario, pero ir con esta idea te hace equivocarte muy a menudo...
Has diferenciado bien las dos palabras porque si una persona no confía en el resto acaba perdiendose cosas buenas pero si se confía demasiado acaba quedando demasiado al descubierto...

Por cierto, tienes un premio en mi blog, pasate a recogerlo cuando quieras ;o) Besos.

Nimrod dijo...

A mi me gusta estar orgulloso de mis cicatrices porque cuentan mi historia y a lo que he sobrevivido, ademas con la coraza apenas tienes movilidad ;)