miércoles, 17 de septiembre de 2008

Soledad

Hace algunos años, cuando era pequeña, me gustaba quedarme un rato despierta en la cama imaginando... Imaginaba que en las frías y oscuras madrugadas salía a pasear por las calles, sola, sin más compañía que mi propia sombra... Nada podía ocurrirme y yo caminaba y caminaba por calles desiertas, paseaba por parques vacíos, iba de un lugar a otro sin encontrarme con nadie. No sé pero me producía una gran satisfacción imaginarme esto, me gustaba esa sensación y ese sentirme parte del mundo dentro de la soledad que me rodeaba...
Ahora ya no imagino esas cosas, la soledad ya no la busco como una manera de disfrutar, ahora hay veces en las que necesito esa soledad pero como una huida, una huida de un mundo que no siempre entiendo y en el que no siempre me encuentro cómoda. A lo largo de estos años he paseado sola muchas veces (a menudo no de forma literal), he disfrutado de este sentimiento y he sufrido con él...
A menudo me pregunto, ¿huimos buscando soledad o abrazamos esa soledad para que alguien nos encuentre?

5 comentarios:

AiLeoN dijo...

Me ha gustado esta entrada porque entiendo lo que describes en ella.
Yo opto por la segunda opción de tu pregunta final, sí! Aunque claro, todo depende del momento...

Si no te importa seguiré visitando tu espacio. Me gusta! ;)

Cuídate, un saludo

X dijo...

Yo creo que la soledad la llevamos siempre encima, aunque esperamos a quedarnos solos para sacarla afuera. :-)

Isa dijo...

Bonita entrada. Escribes muy bien.
Pasaré a leerte más a menudo...Te enlazo en mi blog
Muchos besos:
Isa

Luna Carmesi dijo...

Hay soledades no elegidas que pueden ser puro cancer.
La soledad como cobijo de descanso,la soledad elegida no es mala si se trata de una herramienta.

Besos.

Istar dijo...

A mi me encanta estar sola pero porque yo lo quiero no porque me vea obligada a estarlo. Luna carmesí lo ha expresado muy bien.
No hay peor sensación que la soledad no elegida.
Yo he tenido momentos de estar sola sin quererlo pero afortunadamente han durado poco y puedo decir que no se pasa bien precisamente.
Espero que tú no te sientas sola nunca. Besets.